jueves, 7 de septiembre de 2017

Tres micros de amor, o no…


Punto crucial

[Nota pegada al frigorífico 
–con el imán abridor de cervezas, para más señas–]

Me pediste tiempo, y te lo concedí a cambio de espacio. Ahora considero que hemos llegado a ese punto crucial en toda relación que se precie de serlo. 
Tenemos dos opciones: o avanzar hacia el abismo de lo desconocido, o recular y acabar desandando el camino que hemos recorrido juntos.
Dejo la pelota en tu tejado. Ya me preguntarás lo que estimes oportuno.
                                                                                                                         Besos

Posdata: ¿Una pista? Sí, quiero (para que te hagas una ligera idea de lo que tengo en mente…)


[Respuesta escrita a toda prisa antes de irse a trabajar
–en el reverso, para aprovechar bien la hoja de papel reciclado–]

esta noche hablamos -STOP- escribir no es lo mío -STOP- ¿no hay opción 3? -STOP- es broma -STOP- no me grites nada más entrar por la puerta -STOP- que te conozco -STOP- te lo compensaré con creces -STOP- ya sabes cómo -STOP- ¿es obligatorio disfrazarse de pingüino? -STOP- ¡qué pereza con este calor! -STOP- prefiero ir en bermudas -STOP- tú con el tanga de anoche me vale -STOP- ¿Las Vegas entraría en la opción 1? -STOP- lo digo porque allí no desentonaríamos así “vestidos” -STOP- ;)





Y decidiste quedarte

Nos encontramos una tarde lluviosa por casualidad. Me atrajo la seductora manera en que intentabas secarte el pelo en vano. Te invité a mi casa y decidiste quedarte. Imagino que te sentías tan a gusto como yo contigo a mi lado en el sofá. 
Me encanta que sigas ahí siempre que regreso, insinuándome con tu mirada que me siente para acariciarte. Ni siquiera sé tu nombre, tengo la impresión de que un día me lo dirás tú mismo. No entiendo por qué la gente cree que los gatos no hablan, si soy capaz de entender absolutamente todo lo que deseas decirme enroscado a mis pies. 




En la cama equivocada

Su cuello se me ofreció en todo su esplendor al arquear la espalda, me desvivía por besárselo con fruición, mientras sus piernas me impedían alcanzarlo con mayor facilidad, aferradas a mi cintura como estaban. Los movimientos frenéticos de mi pelvis la hacían enloquecer, y a mí me volvía loco precisamente ver la desesperación del deseo en su tórrida mirada. 
No es de extrañar que no los oyésemos entrar en la casa, al derribar la puerta no tuvimos más remedio que separarnos. Lástima que fuera cuando estábamos los dos a punto. Tres hombres sucios pistola en mano sonreían enseñando sus colmillos dorados. La sensación de asco se mezcló a mi evidente desconcierto. Ni tiempo me dio a sentir miedo. Ella sollozaba suplicante y aquel tipejo tuvo que gritar para que lo oyera por encima de sus lamentos:

— ¡Gringo, parece que acabaste en la cama equivocada, no más! —y dirigiéndose a los otros dos añadió ensanchando su macabra sonrisa— ¡Que empiece la balacera, cuates!

En ese efímero instante previo al infierno de pólvora y sangre, recordé vagamente que ella me había comentado en una ocasión algo sobre que su marido era traficante de armas. El ensordecedor ruido de los disparos ahogaba sus carcajadas, y sus frías miradas sin escrúpulos sedientas de muerte fue lo último que vieron mis ojos. 






by Eva Loureiro Vilarelhe

14 comentarios:

  1. Me han gustado los tres, pero me encantó el del minino!!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias David, por pasarte y dejar un comentario ;) Y sí, quería hacerle un pequeño homenaje a Shinkai Makoto y a su magnífico corto animado sobre que los gatos piensan... Me alegro de que te haya encantado. Abrazos :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos los tres Eva. Los micros me parecen muy complicados porque se tiene que acertar con las palabras precisas para contar lo que se necesita. Me ha parecido muy original el de las notas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ser tan amable de leerme y dejar un comentario, Conxita. Me he divertido escribiéndolos, sobre todo el primero, la verdad, y me alegro de que te haya parecido original. Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Hola Eva! Me han encantado los tres micros, no sabría con cual quedarme. El primero con humor, me ha hecho mucha gracia, el segundo tierno y sensible, yo que hablo con los animales (jeje, también espero que un día me contesten) y el tercero al más puro estilo Tarantino. ¡Geniales!
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y dejar tu amable comentario, Ziortza. La verdad es que me pareció una simpática manera de empezar la temporada, para arrancar de buen humor de vuelta de las vacaciones... Muchas gracias por seguir ahí y bienvenida a ti también. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Hola Eva, bienvenida!, me ha encantado el tópico que has montado sobre la pareja, cómo ese navegar sereno por aguas someras se transforma cuando debemos tomar la decisión de cambiar de rumbo y navegar por aguas mas complicadas. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Baile, por pasarte y ser tan amable de dejar un comentario. Me gusta tu metáfora náutica para referirte al primer micro, y me emociona que te haya encantado, para mí es un placer escribir y que, algo de lo que he escrito, provoque que seas tan gentil de expresar lo que sientes al leerlo de una manera tan bonita me llena de alegría. Un beso.

      Eliminar
  6. Me parecieron los tres micros buenísimos, con hunor, ternura y drama.
    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi mundo, Mirella. Muchas gracias por leerme y dejar un comentario, me alegro de que te hayan gustado. Besos para ti también :)

      Eliminar
  7. Hola Eva,
    Los tres son muy buenos, como ya te comentan es complicado dejar ideas claras con los micros, y tú has logrado divertirnos, enternecernos y visualizar una película (tal cual) porque creo que este último merece convertirse en un relato largo, :)

    Un fuerte abrazo y feliz vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Irene. Me alegro de que te hayan gustado, pero sobre todo de que hayas sido tan amable de dejar un comentario después de leerlos. Para el último, como bien dices, tenía pensado que fuera un relato de más envergadura... igual me animo y espero sorprenderte, o al menos que te resulte tan cinematográfico como este. Muchas gracias por seguirme. Besos :)

      Eliminar
  8. Hello Eva...
    Yo tambiéne comunico con notas...
    Ya sabes como hacerlo si no hay tiempo...
    Yo he cogido el camino a ver si me abre el futuro como a Moises.....
    La cama equivocada....siempre estas expuesto.....la aventura es asi a veces el marido es una sorpresa mas en la historia.....
    Los gatos.....a veces se enfadan porque es la hora de dormir y no te vas a la cama.....llegan a apagar la tv......muask

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser tan amable de dejar un comentario. Las notas son fundamentales... Los gatos salvajes... Y los maridos burlados imprevisibles... ¡Suerte en el Camino! ;) Y en el futuro... Besos

      Eliminar